Enfermedad viral respiratoria

Se denomina gripe a una infección viral respiratoria aguda, que se transmite fácilmente de una persona a otra. Los virus de la gripe  pueden afectar a  personas de cualquier edad, por lo que constituye un problema grave de salud pública.

Los casos más frecuentes de enfermedad respiratoria de causa viral pueden ser ocasionados por:

Virus de Influenza A o B, Virus Sincitial Respiratorio, Rinovirus, Coronavirus, Virus de Parainfluenza, Adenovirus, Enterovirus, Metaneumovirus.

Las infecciones virales pueden afectar las vías respiratorias superiores o inferiores. Cada microorganismo suele producir manifestaciones clínicas características (p. ej., el rinovirus causa resfriado común, el virus sincitial respiratorio es el responsable de la bronquiolitis), etc.,

 

Los Virus de Influenza Tipo A  se clasifican en subtipos, en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N). Entre los muchos subtipos de Influenza A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2).

El virus A (H1N1) circulante también se denomina A (H1N1)-2009, dado que causó la pandemia del año 2009 y tiene especial importancia debido al mayor riesgo de desarrollar complicaciones severas incluso fatales en pacientes de alto riesgo.

Grupos de riesgo

Las epidemias anuales de influenza pueden afectar gravemente a todas las poblaciones, pero el mayor riesgo corresponde a las embarazadas, los niños de 6 a 59 meses, los ancianos, los pacientes con determinadas enfermedades, como VIH/sida, asma, neumopatías crónicas o cardiopatías crónicas, y los profesionales sanitarios.

Transmisión

El virus de la Influenza se propaga fácilmente, y su transmisión es rápida en entornos como las escuelas o las residencias para adultos mayores. Cuando la persona infectada tose o estornuda, las gotitas infecciosas (con virus) se dispersan en el aire y se transmiten a las personas cercanas que las inspiran. También puede propagarse a través de las manos infectadas. Para evitar la transmisión hay que lavarse las manos regularmente, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel al toser o estornudar.El familiar  en contacto con un enfermo debe utilizar mascarilla y desecharla diariamente en una bolsa de plástico.

 

Diagnóstico y Tratamiento

Por cuanto la evolución de la enfermedad es variable, el paciente debe acudir al médico quien evaluará la severidad del cuadro clínico y solicitará exámenes complementarios.  El uso de exámenes de laboratorio que arrojen resultados rápidos para identificar y diferenciar el agenteinfeccioso en pacientes con influenza A H1N1-2009  es un factor importante para el control eficaz y la elección adecuada del tratamiento.

En INTERLAB contamos con pruebas  generales para detectar antígenos del virus de la Influenza A y B, así como pruebas moleculares para detectar ADN de Influenza A, B y específicamente el H1N1 (GENEXPERT). Además en cuadros clínicos respiratorios severos es posible realizar un panel capaz de rastrear 22 patógenos respiratorios entre virus y bacterias (FILM ARRAY).