Enfermedad tiroidea

Las enfermedades tiroideas ocurren cuando la glándula tiroides es poco activa (Hipotiroidismo) o excesivamente activa (hipertiroidismo).

HIPOTIROIDISMO

La actividad deficiente de la glándula tiroides puede deberse a una formación inadecuada de la glándula al nacer, por eliminación quirúrgica (todo o en parte), o se vuelve incapaz de producir suficiente hormona tiroidea. Una de las causas más comunes de hipotiroidismo es la enfermedad autoinmune llamada enfermedad de Hashimoto, en la que se forman anticuerpos que atacan  gradualmente a la glándula.

A nivel mundial la prevalencia de la enfermedad de Hashimoto es 1 %, pero el hipotiroidismo subclínico afecta a 4 % de la población. Las mujeres constituyen la gran mayoría de los pacientes en una proporción de 8 a 1.

Factores de riesgo

Antecedentes familiares: Tener un familiar con enfermedad tiroidea autoinmune

Edad: El riesgo aumenta en las personas mayores.

Género: El hipotiroidismo es más común en mujeres que en hombres. Es mucho más común en las mujeres jóvenes que entre los hombres jóvenes, pero a medida que los hombres envejecen, el riesgo aumenta.

 

Otras enfermedades:

Presencia de otros trastornos autoinmunes

El síndrome de Down o el síndrome de Turner

Cambios fisiológicos como el embarazo, el postparto y alrededor de la menopausia.

 

SÍNTOMAS Y SIGNOS

Tienden a desarrollarse lentamente y pueden incluir los siguientes:

Alteraciones en la piel y el cabello.

Aumento de peso y dificultad para bajar de peso, hinchazón en la cara.

Pensamiento lento, pérdida de memoria,

Fatiga, calambres musculares frecuentes y dolor en las articulaciones.

Alteración en los periodos menstruales

Bocio (crecimiento en la parte anterior del cuello)

Disminución de la frecuencia cardíaca, hipertensión

DIAGNÓSTICO

Después de un examen clínico, el médico establece un diagnóstico probable de enfermedad tiroidea, la que es comprobada con los exámenes de laboratorio.