Detección de uso de alcohol y drogas psicotropicas

Las sustancias psicotrópicas son  agentes químicos que actúan sobre el sistema nervioso central  modificando ciertos procesos bioquímicos o fisiológicos cerebrales, por lo que son capaces de modificar de forma sustancial las actitudes mentales, y físicas de quienes las consumen.

La mayoría de sustancias psicotrópicas actúan alterando el proceso de neurotransmisión, estimulando o inhibiendo la actividad mental y de todos los órganos del cuerpo.

Algunas sustancias psicotrópicas han sido clasificadas por la ONU como estupefacientes, por lo tanto ilícitas o ilegales, por lo que su comercialización y consumo está prohibido debido a que  no tiene finalidad médica o terapéutica sustentable y al contrario llevan a daños a la salud individual, familiar y social.

En salud ocupacional son de interés  debido a que el uso de ellas  puede alterar el desempeño del individuo en sus actividades diarias, como al manejar automotores, maquinarias de trabajo, equipos que requieren alta concentración y lucidez  por lo que  la disminución de las capacidades de respuesta representa peligros para el operador o para terceros.

Las sustancias de abuso de mayor consumo en nuestro medio son Alcohol, Marihuana o Cannabinoides, Cocaína, Anfetaminas y Heroína (opiáceo) y sus derivados o combinados con otras sustancias.  La determinación de estas drogas puede realizarse  en una muestra de orina por métodos cualitativos como la inmuno-cromatografía (indica POSITIVO o NEGATIVO) o por métodos cuantitativos (de mejor desempeño y confianza) como el EIA (Inmunoensayo enzimático) automatizado.

Puesto que la eliminación de estas drogas se realiza a través de la orina, ésta es considerada la muestra biológica más indicada para determinar si ha existido el consumo de la misma.  El tiempo para la realización de la prueba es dentro de las 72 horas del consumo de la droga.