Pyrilinks-d un marcador eficaz para valorar patologías óseas

¿Sabe usted si está perdiendo hueso a un ritmo acelerado?

La pérdida ósea es mucho más fácil de prevenir que de revertir, por lo tanto es preferible saber el riesgo de tener osteoporosis u otra enfermedad ósea y comenzar un tratamiento antes de tener una pérdida ósea.  Si ya se encuentra en tratamiento antiresortivo saber si este realmente está funcionando.

La osteoporosis y otras patologías óseas, como la osteogénesis imperfecta o el hiperparatiroidismo representan un problema de salud pública importante.

El hueso es un tejido activo y cambiante, tiene un delicado equilibrio entre la formación de nuevo hueso y la resorción ósea (descomposición) de hueso viejo. La osteoporosis ocurre cuando este balance se pierde, la tasa de resorción excede la tasa de formación, los huesos pierden su constitución normal, se produce un adelgazamiento gradual, se vuelven más porosos, frágiles y propensos a fracturarse. Esto se debe a varios factores como la edad, el

desequilibrio o disminución de hormonas como estrógeno y progesterona entre otras. Una de las pruebas de laboratorio más importantes para medir el proceso de deterioro del hueso es la desoxipiridinolina o PYRILINKS-D, el cual es un producto de degradación del colágeno óseo.

La prueba de PYRILINKS-D en orina se basa en el hecho de que la estructura mineral del hueso se acumula en una matriz proteica que consiste en colágeno, el cual tiene proteínas entrecruzadas que le brindan mayor estabilidad. En la descomposición esta matriz se pierde y fragmentos proteicos como la desoxipiridinolina (DPD) son excretados por la orina.

 La DPD se excreta sin metabolizarse por la orina y no se altera por la dieta, lo cual lo hace un marcador óptimo y muy útil para identificar la degradación ósea acelerada y predecir la probabilidad de Osteoporosis así como para monitorear la respuesta ósea en la terapia con agentes antiresortivos en la osteoporosis.

En INTERLAB contamos con la prueba PYRILINKS-D en orina.  La muestra óptima para esta prueba es la primera o segunda orina de la mañana.