El laboratorio clínico en el diagnóstico de Infección Estreptocócica

El estreptococo del grupo A es una bacteria que suele estar presente en la garganta y sobre la piel. La mayoría de estas infecciones producen enfermedades relativamente leves, como faringoamigdalitis e impétigo. Sin embargo, en ciertas ocasiones estas bacterias pueden provocar enfermedades mucho más graves, que pueden poner en peligro la vida.

Estas bacterias se contagian por contacto directo con secreciones nasales o de la garganta de personas infectadas con lesiones cutáneas infectadas. El riesgo de contagio es mayor cuando la persona se encuentra enferma, por ejemplo, cuando las personas tienen estreptococos en la garganta o en una herida infectada. Los portadores asintomáticos de la bacteria son mucho menos contagiosos. El tratamiento de una persona infectada con un antibiótico apropiado durante 24 horas o más, elimina la posibilidad de contagio con la bacteria. Sin embargo, es importante realizar el tratamiento completo con antibióticos tal como ha sido formulado. Artículos domésticos como platos, copas, juguetes, etc., no tienen mayor importancia en la transmisión de la enfermedad.

Las infecciones estreptocócicas invasivas del grupo A ocurren cuando la bacteria traspasa las defensas de la persona infectada. Esto puede ocurrir cuando una persona tiene

llagas u otras heridas en la piel, que le permitan a la bacteria introducirse en el tejido. Las condiciones de salud que disminuyen la inmunidad de una persona a la infección también hacen que aumente la probabilidad de que se produzca la enfermedad invasiva.

Pocas personas que entren en contacto con una variedad virulenta de estreptococo desarrollarán la enfermedad invasiva; la mayoría de las personas, en cambio, padecerá una infección cutánea o de garganta común y algunas pueden no presentar síntomas. La población de mayor riesgo está conformada por quienes padecen enfermedades crónicas, como cáncer, diabetes y diálisis renal, así como quienes utilizan medicamentos como esteroides. Asimismo, los cortes en la piel, como heridas quirúrgicas o varicela, pueden constituir una oportunidad para que la bacteria ingrese al cuerpo.

DIAGNÓSTICO

Si bien el diagnóstico del proceso infeccioso está dado por los signos y síntomas, los exámenes de laboratorio son indispensables para conocer la bacteria causante de la infección. En el laboratorio se puede realizar las siguientes pruebas:

Cultivo del Exudado Faríngeo, con identificación del serotipo de estreptococo,

Detección del Antígeno de Estreptococo A,

Determinación de Antiestreptolisina O en sangre.