Diagnóstico de infección por Helicobacter pylori: Prueba de aliento con C13 es el estándar de oro

El Helicobacter pylori (también conocido como H. pylori) es una bacteria ampliamente extendida. Su infección se adquiere habitualmente en la infancia. Se estima que el 30-80% de la población adulta está o ha estado infectada. Esta infección desempeña un papel fundamental en la génesis de diversas enfermedades gástricas como la úlcera péptica y la gastritis crónica. También parece ser un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer gástrico.

La gravedad de las complicaciones depende de las características individuales y el grado de exposición a factores de riesgo como el consumo de alimentos o agua contaminada o el contacto con la saliva de personas infectadas por este microorganismo.

Se dispone de diversas técnicas que permiten diagnosticar la presencia del Helicobacter pylori y de valorar su erradicación tras un tratamiento adecuado.  Entre ellas tenemos la detección en sangre de Anticuerpos de tipo IgG, IgA o IgM, específicos contra la bacteria, la detección del antígeno de la bacteria en muestras de heces y la prueba de Ureasa o del aliento.

El test de aliento con 13C-urea, es considerado actualmente el estándar de oro para el diagnóstico de la infección por Helicobacter pylori. Se basa en la capacidad del H. pylori para transformar la urea en COO y NH3.

Para realizar la prueba se administra una solución con urea marcada con carbono 13. En presencia de H. pylori la prueba de aire espirado a través de los pulmones dará POSITIVA.

Se trata de un examen seguro e indoloro. Para realizarse la prueba se requiere ayuno y no encontrarse bajo tratamiento con Antibióticos, Antagonistas H2 ni Inhibidores de bomba de protones.